Los últimos días han sido un intenso mix de estrés, emoción y tanta paciencia como impaciencia, con pura adrenalina en el tope. Los típicos ingredientes de una gran aventura.

¡En efecto! Este particular vuelo entre Mandalay y Chongqing fue estresante, especialmente desde que nos estábamos preparando para el próximo viaje hacia Nanjing al mismo tiempo. Tanto aquí en el Centro de Control de la misión, como allí en Asia, el Equipo de Solar Impulse RTW al completo está centrado en este viaje crucial destinado a cruzar el Pacífico.

En el torbellino de los últimos días, desafortunadamente olvidé compartir con ustedes algunos detalles interesantes de esta etapa de Mandalay a Chongqing.

Como recordareis, las tormentas sobre Mandalay nos dieron motivos para preocuparnos en la noche del 25-26 de marzo. De hecho, esas tormentas se mantuvieron sobre las montañas, solo a unos kilómetros de distancia del hangar móvil, y eran físicamente masivas, con rayos que pintaron el cielo de Burmese de sombras de gris y púrpura. ¡Impresionante! Afortunadamente, no hubo ningún daño a la estructura hinchable.

Solar Impulse

Christophe Béesau en el Centro de Control de la Misión. Foto: innovation-makers.com (blog Innovation Makers – Made in Altran)

Después de este episodio, aún tendremos que finalizar la ruta entre Mandalay y Chongqing con la ayuda de Mister Geng.

Mister Geng se unió al equipo hace tres semanas. Es un experto en tráfico aéreo enviado por las autoridades chinas para ayudarnos a coordinar los vuelos de Solar Impulse a través de China. Su larga experiencia en tráfico aéreo y navegación aérea es realmente apreciado aquí en el Centro de Control de la Misión (MCC), especialmente por Nik y Yves-André,  nuestros controladores de tráfico aéreo. Para este delicado viaje a China, trabajamos muy duro con él en posibilidades del perfil de vuelo y niveles de energía, que dependen en el calendario de despegue, restricciones de altitud, la velocidad del aeroplano y las condiciones meteorológicas cambiantes… Unos duros diez días de duro trabajo, porque los márgenes son siempre bajos para este vuelo, despegues muy temprano en la noche,  energía, hora de vuelo oxígeno, tiempo empleado a mucha altitud, tráfico de los aeropuertos chinos, y el viento que hay al aterrizar.  Un auténtico rompecabezas chino.

Después de 35 perfiles diferentes de vuelo y de cientos de simulaciones optimizadas pacientemente, parámetro de vuelo tras parámetro de vuelo, seguido por horas de discusión con Mr Geng, Nik, Yves-André y los ingenieros de la misión, me di cuenta que la única persona que nunca mostró un signo de nerviosismo, el único que habló con calma y sonriente fue Mr Geng. Fue inesperado y sorprendente, considerando las condiciones particulares para preparar este viaje.

En confianza, os puedo decir su secreto. Mr Geng simplemente practica Tai Chi todos los días, por la mañana muy pronto, mientras disfruta de un tranquilo rayo de luz. Interesante ¿verdad?

 

 

Avatar

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.