blog.altran.es

El blog de innovación y tecnología de Altran España

Solar Impulse

Solar Impulse RTW: una parada en boxes para dos impresionantes vuelos

| Sin comentarios

Bien, después de unos días sin noticias mías y del equipo de Solar Impulse, os estaréis preguntando qué ha pasado aquí, en el Centro de Control de la Misión de Solar Impulse en Mónaco ¿Cómo han ido los dos primeros vuelos?¿Estábamos lejos de nuestros planteamientos iniciales? ¿Qué ocurrió en el cruce del Mar Arábigo? Muchas preguntas, en efecto…

Si me pidieran resumir las primeras dos etapas en una sola palabra, diría “¡Impresionante!” por muchas razones.

Solar Impulse

Christophe Béesau en el Centro de Control de la Misión. Foto: innovation-makers.com (blog Innovation Makers – Made in Altran)

Impresionante fue el momento en que André despegó de Abu Dhabi, mientras en el equipo MCC veinte corazones latían de repente más rápido y fuerte. Todos sabíamos que este vuelo de salida marcaría el auténtico inicio de este RTW adventure (aventura alrededor del mundo). Impresionante fue su control perfecto para evitar turbulencias al aproximarse a Mascate, a 8.000 pies, y su precioso aterrizaje, como si todo fuera fácil, y como si nuestro aeroplano no fuera un avión experimental sino un avión de línea regular. Impresionante fue la rápida parada en boxes en Mascate, el cambio de Bertrand para nuestro primer viaje por el mar, más de 1.000 km para cruzar el norte del Mar Arábigo hasta alcanzar otro continente. Impresionante fue el viaje hacia Ahmedabad, en La India, 15 horas de viaje por zonas de intensas nubes, que son siempre una preocupación para nosotros. Y, por supuesto, impresionante fue también el aterrizaje nocturno después de algún retraso debido a las condiciones de la superficie.

Aquí en el MCC (Centro de Control de la Misión) acabamos de tener las 36 horas más locas.

La parada en boxes significaba que estaríamos en el aire dos días seguidos, con solo un par de horas entre los vuelos, así que tuvimos que trabajar y preparar dos viajes simultáneamente en vez de abordar uno detrás de otro. Doble trabajo. Doble presión ¡Doble dosis de adrenalina también! Como André estaba en lo cierto, en mitad del viaje, a 5.500 km de distancia, Bertrand estaba recopilando detalles de la estrategia de vuelo que habíamos optimizado para él. La dificultad del viaje de André era el riesgo de turbulencias entre 8.000 y 10.000 pies durante la aproximación para el aterrizaje. Sin embargo, para el viaje de Bertrand tuvimos que enfrentar el problema de las extensas zonas de nubes densas, y toda la dificultad de estimar el impacto en la carga de la batería. El riesgo de “batería baja” nos es bien conocido, y en el Equipo de Simulación hemos tenido años de entrenamiento en esa visicitud. Así que hablamos con Bertrand, que escuchó con detenimiento nuestra estrategia de volar-y-cargar. Al término del Pilot Briefing, como de costumbre, todo el mundo dio luz verde. Y dije, no sin cierta emoción: “El equipo de simulación da Luz Verde”… Por su Luz Verde y por la mía, sabía que, en menos de dos horas, Bertrand estaría volando sobre el mar, solo ante la tenue luz del Sol.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.