Altran360

El blog de innovación y tecnología de Altran España

Transformación digital ¿Moda u oportunidad?

| 0 Comentarios

El presente texto recoge las ideas de los cuatro ponentes (Ester Manzano, Mario Alguacil, Jordi Castanyer y Jesús Flores) de la mesa de debate del II Congreso de Gobierno Digital titulada “La Transformación Digital ¿Una Moda? Todo lo contrario, una oportunidad”.

Actualmente el término más utilizado para describir los retos que se viven en el sector público es Transformación digital. Como ya pasara con conceptos como Administración Electrónica o Smart Cities, y pasado un primer momento de euforia, llega el momento de reflexionar al respecto de lo que realmente suponen los cambios subyacentes a la propia terminología en sí. Es dicha maduración y la relevancia de las conclusiones obtenidas, donde se diferencian las modas pasajeras de los ámbitos que realmente suponen un paso adelante y una oportunidad para mejorar.

mesa transformación digital

Mesa sobre transformación digital en el II Congreso de Govern Digital

En muchas ocasiones, se actúa siguiendo modas, cambiando simplemente la imagen exterior, pero manteniendo la esencia y la forma de ser. Al hablar de Transformación Digital, no se puede hablar de una moda, ya que consiste en un cambio de manera de ser y de hacer, no un mero cambio de imagen si no una verdadera renovación interior.

Y es precisamente aquí donde el término “Transformación” cobra especial relevancia: nos encontramos en un momento de cambio en que tanto las estructuras productivas, como los instrumentos, formatos, canales, perfiles profesionales, etc. están evolucionando. Es cierto que cambios, reformas, reestructuraciones, etc. los ha habido de forma permanente a lo largo de la historia, sino no se habría evolucionado, pero más allá habría que preguntarse si han servido para mejorar los servicios públicos o simplemente para cambiar. El ciudadano está cambiando, y por tanto, también su manera de relacionarse e interaccionar con la Administración y el grado de personalización de los servicios que demanda de la misma.

En el sector privado, como el automóvil o la banca, existen modelos claros que pueden explicar esa evolución (en el caso de la banca por ejemplo, oficinas – cajeros – banca online), y quienes corren con los riesgos y la gestión de la transición son los actores privados. Pero al hablar de lo público, en cambio, no está claro que los riesgos estén evaluados de una manera adecuada. Además, hay que tener presente que la mera implementación de tecnología por sí sola no produce una transformación digital, sino que viene acompañado por otras dimensiones:

  • La conciencia efectiva que una organización pueda tener sobre la necesitar de ajustar su funcionamiento a las necesidades de sus clientes, sean cuales sean. Esta conciencia respecto de la situación de partida y el margen de mejora parten de tener una actitud valiente. Valentía para medir y exponerse a los resultados con transparencia, valentía para escuchar a los ciudadanos con actitud proactiva y valentía para cambiar, hacer las cosas diferente y activar palancas con una mentalidad colaborativa.
  • Relacionado con esto, dentro de un proyecto de transformación digital, el liderazgo es fundamental. El liderazgo depende de la manera de ser de las personas, no del cargo, por lo que puede venir desde un auxiliar administrativo a un alcalde. La figura de un líder que impulse y decida a través del convencimiento y el compromiso, es clave.
  • En un proyecto de este tipo el papel de los agentes externos es muy importante. Cada organización tiene unas reglas que se han ido formando a través de la experiencia, de las relaciones entre las personas, etc. y a través de un agente externo pueden romperse esos esquemas y dar una visión nueva, cambiar las expectativas y la confianza de los implicados. A través de los externos también se pueden tener conocimientos sobre otras experiencias o buenas prácticas, aportando conocimiento sobre, por ejemplo, tendencias e implantaciones tecnológicas. Es muy importante el conocer y aprovechar las nuevas oportunidades que proporciona la tecnología para movilizar servicios y estructurar servicios TIC gestionados con criterios óptimos de seguridad, interoperando con el resto de administraciones para proveer servicios públicos transnacionales.
  • La estrategia de gestión del conocimiento, transferencia tecnológica y la reutilización de la información, además de la capacidad de modelizar y analizar para anticiparse a la demanda son elementos indispensables. Todos los esfuerzos realizados para la obtención de mejores productos y servicios, deben servir para no repetir errores y aumentar el conocimiento colectivo y encontrar mejores soluciones.
  • El conocimiento que proporciona el marco normativo es también una oportunidad, ya que cada cambio puede ayudar a modificar la cultura, y el conocimiento y la aplicación de las leyes. Además también puede servir como palanca de la conciencia y del liderazgo como un impulso para buscar el compromiso (como puede ser el caso de la Ley 30/2015).

En cuanto a la administración pública y la Transformación Digital, ésta debe ser proactiva, y convertirse una administración que propone y anticipa, con personas y equipos que crean en el proyecto y aporten valor. Aquí hay que tener presente que los cambios dentro de la administración además de ser lentos, no son fáciles y hay que lidiar con factores propios del entorno público. A pesar de ello, no deben perderse las ganas la ilusión por transformar y mejorar la sociedad y las empresas, y aquellos que se encuentran en la posición de poder impulsar esa transformación tecnológica deben llevarla a cabo a pesar de todo, sabiendo que “quien decide siempre se puede equivocar, pero quien no decide muere en el olvido”.

Hay dos ingredientes, además, que no se deben olvidar en este proceso: el amor y el ENF (Esquema Natural de Felicidad).

Altran360

Autor: Altran360

Como líder global servicios de ingeniería e I+D (ER&D), Altran ofrece a sus clientes una nueva forma de innovar desarrollando los productos y servicios del mañana. Altran trabaja junto a sus clientes en todos los eslabones de la cadena de valor de los proyectos, desde la concepción hasta la industrialización. Durante más de treinta años, el Grupo ha aportado su experiencia a los actores clave en los sectores de Aeroespacio, Automoción, Defensa, Energía, Finanzas, Ciencias de la Vida, Ferrocarril y Telecomunicaciones, entre otros. En 2016, el Grupo Altran generó unos ingresos de 2.120 millones de euros. Con una plantilla de más de 30.000 empleados, Altran está presente en más de 20 países

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.