Altran360

El blog de innovación y tecnología de Altran España

Impacto de la automatización en el empleo

| 0 Comentarios

El impacto de la automatización del empleo en los próximos años nos plantea nuevos interrogantes a los que tendremos que enfrentarnos nosotros mismos y las nuevas generaciones por venir.

En el Foro Económico Mundial del año 2013, en el artículo The future of employment, de Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, ya se puso en relieve un nuevo escenario del empleo donde el 47% de las ocupaciones actuales están en riesgo de desaparecer en las próximas décadas.

Ante esta previsión nos preguntamos… ¿Cómo nos está afectando o nos afectará?¿Qué ocupaciones serán más demandadas y cuáles desaparecerán? Y… ¿En cuáles nos tenemos que preparar?

impacto de la automatización en el empleo

La automatización del trabajo y las transformaciones en el empleo

Las distintas revoluciones en la industria han llevado consigo posibilidades de mecanización del trabajo manual: la primera revolución industrial con la invención de la máquina de vapor y del primer telar mecánico (1784); la segunda revolución industrial con la producción en masa o en cadena, de la mano de la aparición de la primera cadena de montaje y de la electricidad (en torno a 1900); la tercera revolución con invenciones y transformaciones más complejas (a partir de 1980) con las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), como Internet, y la aparición de nuevas empresas basadas en el negocio digital (Amazon, Google, etc.).

En los últimos 50 años, la mecanización del trabajo se caracteriza por un mayor nivel de automatización basado en el desarrollo de los sistemas electrónicos y las tecnologías de la información. Las profesiones que se han transformado mediante la automatización o incluso han ido desapareciendo en Europa, sustituidas por la aplicación de nuevas tecnologías, son aquellas donde los trabajos eran más rutinarios y/o repetitivos.

Pero ¿podemos realmente considerar que se han destruido ocupaciones? Sí, pero si hacemos balance, todas estas transformaciones han posibilitado la creación de nuevas ocupaciones y, a largo plazo, mayor empleo.

Podemos citar varios ejemplos:

  • La venta de billetes en los transportes públicos, párquines, peajes de autopistas, etc. Antes la realizaban los “vendedores” desde taquilla y actualmente, en su gran mayoría, han sido substituidos por máquinas expendedoras de billetes. Ya no existen los “vendedores”. O bien han desaparecido, o bien se han reducido considerablemente. Pero en cambio han aparecido nuevas ocupaciones y empresas donde se fabrican máquinas de “ticketing” para peajes y parkings, controladores de ocupación de las plazas de parking, automatización de las aperturas de las barreras, etc.
  • La distribución y la logística modernas. El sector de la logística, en el que se han evidenciado muchos cambios tecnológicos en los últimos años, cuenta con almacenes totalmente automatizados e “inteligentes”, donde no se requiere que las personas trabajen in situ en el propio almacén. Este avance ha permitido que el sector logístico evolucione notablemente y sea mucho más eficiente. Todo ello, ha ido acompañado de nuevas ocupaciones no solo en el propio sector, sino también, en otros sectores vinculados. Existen numerosas empresas en las que existen departamentos específicos de logística. Por tanto, la mecanización del empleo ha conllevado tanto la desaparición de tradicionales empleos como la creación de nuevas y distintas ocupaciones.
  • De la tienda física a la tienda online. En los últimos años también se ha reconfigurado el papel de los intermediarios en la cadena de valor de la industria y el mercado. En el sector del ocio y del turismo, el cliente contrataba a terceras personas o empresas para que le facilitasen un producto o un servicio de gestión. Estamos hablando, por ejemplo, de las agencias de viajes. Las nuevas tecnologías e Internet les han permitido operar en un mundo globalizado, pero también ha dado más libertad al cliente para seleccionar al intermediario o directamente prescindir de él. Se ha pasado de ir presencialmente a las agencias de viajes para programar y acordar un viaje, a “eliminar” prácticamente a los intermediarios. El cliente es suficientemente autónomo para poder programar y gestionar un viaje completo. Toda la información que necesita puede encontrarla en internet y a través de portales específicos, que, a la vez, le permiten comparar coste, atención y calidad muy rápidamente. Entonces, ¿han desaparecido los intermediarios? Estos han tenido que readaptar su papel dentro de la cadena de valor. Unos han desaparecido, pero otros se han adaptado al nuevo mundo de internet y trabajan desde las redes sociales y a través de portales de intermediación. Igualmente, se han destruido y creado nuevas ocupaciones y, por tanto, empleo.

El impacto de la automatización del empleo en el futuro

Nos encontramos inmersos en la nueva era digital. No hablamos de tecnología sino de inteligencia artificial; no hablamos de granja de ordenadores sino de “nube”; no hablamos de datos sino de Big Data. Tenemos un nuevo lenguaje y nuevas”palabras” que van apareciendo a gran velocidad y que cambiaran probablemente nuestro futuro: bitcoin, blockchain, analista digital, creativa digital, medical advisor, narrow caster, etc.

Los expertos hablan de que se ha iniciado una nueva revolución en la automatización del trabajo. Cambios tecnológicos de fondo como la IoT, los sistemas ciber-físicos, la hiperconectividad, el Big data, etc., posibilitan que dispositivos y sistemas colaboren entre ellos y con otros sistemas para crear una industria inteligente que se ha denominado “industria 4.0”. En esta última revolución, la mano de obra se hace más cualificada y abandona el trabajo manual por el software.

El Foro Económico Mundial, en el informe “The future of Jobs“ (2016), concluye que la digitalización de la industria supondrá la desaparición de 7,1 millones de empleos, y la creación de 2,1 millones de nuevas posiciones para 2020. Al igual que en otras revoluciones industriales, se producirá un impacto negativo a corto plazo en el empleo, transformándose de manera radical la naturaleza del trabajo y las competencias profesionales de los trabajadores.

En este sentido, la Universidad de Oxford en distintos estudios y workshops realizados por el Engineering Sciences Department y el Oxford Martin Programme on the Impacts of Future Technology for hosting the “Machines and Employment”, clasifican las ocupaciones según su probabilidad de informatización, en el siguiente gráfico mostramos algunos ejemplos:

impacto de la automatización en el empleo

Fuente: elaboración propia a partir de “The future of employment, Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne (2016).

No se habla de la transformación de un proceso o procedimiento a través de la aplicación de la tecnología, que substituye la intervención humana. Sino del hecho de que quien lidera la transformación del proceso es la propia tecnología. Es decir, la tecnología pasa a ser el elemento habilitante. Por ejemplo, con la aparición de los vehículos sin conductor o autónomos, los empleos asociados a la conducción podrían ser sustituidos por otros servicios basados en las nuevas tecnologías. Según comenta Miguel Arjona, Director de I+D de Altran España, “El coche autónomo dejará en paro a taxistas o transportistas, pero también a los vendedores de seguros de coches, porque éstos ya no se van a chocar. En cambio, surgirán otras muchas profesiones necesarias para nuestra relación con las máquinas”.

Las profesiones más demandadas

Las previsiones de la Unión Europea apuntan a que hasta 2020 se crearán 900.000 nuevos puestos de trabajo, sobre todo relacionados con la tecnología.

Dentro del ámbito tecnológico, la ocupación más buscada actualmente es “especialista en Big Data”. Y, a raíz del impulso de las nuevas tecnologías, las ocupaciones relacionadas en la seguridad y ciberseguridad están y estarán muy solicitadas.

Grandes retos del empleo en el futuro

Los avances de la nueva era tecnológica traerán beneficios en la vida cotidiana de las personas y en diversos ámbitos como la atención a la salud, el medio ambiente, la educación, el turismo, el consumo, el ocio, la industria, etc., pero no debemos olvidar “el precio que se ha pagado y que pagará la sociedad para adaptarse a todos estos cambios”. Concretamente, la automatización del trabajo plantea el enorme reto de preparar a las personas para las nuevas demandas de empleo. De éstas, muchas de ellas por edad, falta de competencias, factores sociales, aspectos culturales, etc., no podrán “subirse al tren” de los cambios tecnológicos. Este segmento de la población está quedando y quedará excluida del nuevo mundo laboral.  Y no podrán volver a entrar en él. Una necesidad social y económica importante, que como sociedad debemos considerar, es incorporar nuevamente a este segmento de población en el mundo laboral.

La clave para gestionar este cambio es implementar estrategias y políticas que agilicen la transición mediante la formación y el desarrollo continuo de las personas trabajadoras.

Por último, no hay que olvidar otros factores que influirán notablemente en el mundo laboral: los flujos migratorios, el cambio climático y la demografía transformarán el mercado laboral, que podrán determinar en menor o mayor medida las ocupaciones del futuro por territorio.

Àngels Ferrer Miró

Autor: Àngels Ferrer Miró

Licenciada en Biología por la Universidad de Barcelona, Post grado de Dirección y Gestión de Sistemas de Información, ITIL v3 Foundation. Actualmente es Business Specialist dentro de la División de Sector Público de Altran. Dispone de más de 10 años de experiencia en proyectos de consultoría estratégica, administración electrónica y modernización de la Administración Pública. También con amplia experiencia en los sectores del consumo, industria y farmacéutico como Service Manager y dirección de proyectos de negocio en distintas áreas como la comercial, producción y financiera. Puedes encontrarme en LinkedIn o contactarme en angels.ferrer@altran.com

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.