Altran360

El blog de innovación y tecnología de Altran España

altran solar impulse

Solar Impulse: el vuelo perpetuo

| 3 Comentarios

Solar Impulse 2 y las 17.000 células solares en sus alas son pura innovación. El primer vuelo alrededor del mundo usando energía solar ha llegado más allá de los límites de la tecnología.

“No era posible hacerlo volar como un avión normal”, anunció inmediatamente Christian Le Liepvre, director de la asociación entre Solar Impulse y Altran. Y era por una buena razón. El avión monoplaza que tantos titulares proporcionó este verano hizo el primer vuelo sin escalas para repostar sólo impulsado por la luz del Sol. Solar Impulse captura su energía por el día para ascender en altitud y recargar baterías. Cuando cae la noche, desciende de manera progresiva, de 9.000 a 3.000 metros y las baterías comienzan a funcionar. Es por esto por lo que Solar Impulse necesita cada cm² de la superficie de sus alas. Su envergadura es la de un avión tipo Jumbo, pero con un peso de sólo dos toneladas. “Con el objetivo de aligerar la aeronave lo máximo posible, incluso la cantidad de resina para realizar las juntas ha sido reducida”, revela Christian Le Liepvre. Teniendo en cuenta los componentes utilizados, todo funciona en torno a obtener mayor ligereza, con un uso extensivo de materiales de carbono como los que se utilizan en la construcción de barcos. Fue difícil aligerar las baterías, pero se consiguió incrementar notablemente su capacidad entre los primeros y segundos viajes de Solar Impulse.

Solar Impulse guiado por Altran

Solar Impulse guiado por Altran

Rutas de precisión para abrir los cielos

Los vuelos también son especiales. Solar Impulse adora el sol. Debe evitar, en la medida de lo posible, nubes, lluvias y turbulencias. Aterrizar o despegar con viento cruzado está fuera de lugar, debido a que el avión monoplaza no alcanza bastante velocidad –61,9 km/h– y su inercia no es suficiente para resistir vientos de cara. La solución: encontrar un corredor libre de obstáculos hacia el sol.

¿Cómo? Desarrollando un modelo digital del avión y haciéndolo volar en un mundo virtual de predicciones meteorológicas.  Un programa de software explora las mejores rutas para evitar nubes, turbulencias y vientos de cara, teniendo en cuenta la fatiga del piloto, tráfico aéreo, energía solar disponible, etc.

Con esta herramienta de asistencia en ruta, el equipo de Altran es capaz de aconsejar si despegar o no, y qué ruta seguir para alcanzar el destino final. Estos datos son actualizados cada seis horas. Para proveer al piloto con las condiciones de seguridad más avanzadas, esta nueva ruta cubre el equivalente a cuatro años luz virtuales de tests de viajes antes del despegue de Solar Impulse.

Solar Impulse: copiloto virtual para un vuelo perpetuo

El 3 de Julio en Hawaii, André Borschberg atravesó el Pacífico, cinco días y cinco noches completas al timón de Solar Impulse 2, consiguiendo el primer viaje largo volando día y noche y batiendo el record mundial de vuelo en solitario. Un copiloto virtual era por lo tanto necesario. Tal y como su homólogo humano, pilota la aeronave y monitoriza los parámetros. Si detecta anomalías, alerta al piloto mediante un impulso eléctrico en su brazo. Sin embargo, para recibir autorización para sobrevolar ciudades, las autoridades deben asegurar la situación y autorizar al vuelo. Esto es un auténtico desafío cuando se trata de aproximarse a los rascacielos de Nueva York. De ahí la importancia de demostrar la fiabilidad de Solar Impulse en vuelo y, en particular, de la instrumentación conectada al Centro de Control de la Misión (Mission Control Center en inglés, MCC), con base en Mónaco.

¿Hacia una “dronificación” solar?

Nada sugiere todavía que habrá un Solar Impulse 3. Pero si lo hubiera, podría tomar la forma de un viaje alrededor del mundo, sin paradas esta vez, o con dos personas a bordo en vez de una. Mientras tanto ¿por qué no pensar en transferir esta tecnología única, por ejemplo, en el hogar? En una época en la que las energías renovables están llegando a nuestras casas, las células solares de Solar Impulse tienen una capacidad cuatro veces mayor que las instalaciones fotovoltaicas de los tejados, y son resistentes a amplios rangos térmicos para obtener un mayor rendimiento. Aunque se podría pensar en otra utilidad: “podríamos imaginar, por ejemplo, en la dronificación de Solar Impulse en lugar de satélites mucho más costosos, sabiendo que esos drones solares que vuelan más alto tienen mejores condiciones sin fallos en los equipos”, dice Christian Le Liepvre. En respuesta a la pregunta de si Solar Impulse podría ser usado algún día como un jumbo solar con propósitos comerciales, dice el director: “Es improbable. Sin embargo, con esta aeronave hemos probado que el avión solar vuela, que no se cae y hemos allanado el camino hacia otros desarrollos”,  a la vez que añadía de manera críptica: “esta no es la primera vez que algo que antes se consideraba imposibles finalmente se ha hecho realidad”.

Altran360

Autor: Altran360

Como líder global servicios de ingeniería e I+D (ER&D), Altran ofrece a sus clientes una nueva forma de innovar desarrollando los productos y servicios del mañana. Altran trabaja junto a sus clientes en todos los eslabones de la cadena de valor de los proyectos, desde la concepción hasta la industrialización. Durante más de treinta años, el Grupo ha aportado su experiencia a los actores clave en los sectores de Aeroespacio, Automoción, Defensa, Energía, Finanzas, Ciencias de la Vida, Ferrocarril y Telecomunicaciones, entre otros. En 2016, el Grupo Altran generó unos ingresos de 2.120 millones de euros. Con una plantilla de más de 30.000 empleados, Altran está presente en más de 20 países

3 Comentarios

  1. Todos los grandes inventos comenzaro con pequeñas ideas. Quién sabe lo que pasará dentro de unos años. Ójala podamos verlo…Interesante artículo.

  2. Pingback: Investigación y desarrollo en aeronáutica | Altran360

  3. Pingback: Innsite, el espacio para la innovación de Altran | Altran360

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.