Altran360

El blog de innovación y tecnología de Altran España

Solar Impulse

Solar Impulse RTW: ¡Phileas Borschberg!

| 0 Comentarios

Durante el día, el Centro de Control de la Misión de Solar Impulse ha ido agitándose de manera progresiva. La atmósfera de calma que prevalecía desde el final de la noche ha cambiado a un tumulto organizado por la tarde. Posición actualizada. Nivel de carga de las baterías comprobado. Control de altitud. Estimación de la carga disponible para el aterrizaje. Verificación de los puntos de altitud de nuestro controlador de tráfico aéreo. Predicción meteorológica actualizada para el acercamiento. Las acciones se van sucediendo, las voces suben y bajan de tono, las laboriosas abejas zumban con las últimas noticias.

Solar Impulse

Centro de Control de la Misión. Foto: innovation-makers.com (blog Innovation Makers – Made in Altran)

1330 UTC. Ahora, cerca de casa, el avión de repente aparece en las pantallas, una brillante línea de pequeñas, débiles luces  sobrevolando la noche hawaiiana. Esta imagen familiar parece irreal. Todos los aterrizajes de Solar Impulse son emocionalmente intensos, pero este eclipsa todo lo que hemos visto anteriormente, gracias a la cruda emoción de ver este mítico vuelo después de dos meses de trabajo ininterrumpido, de dudas constantes, de búsqueda insatisfactoria. A esto hay que añadir la emoción personal, doce años después de las primeras ecuaciones, de alcanzar este último objetivo, llegamos a este casi inalcanzable Santo Grial: el poder cruzar el Océano Pacífico hacia Hawaii.

Hablamos sobre ello, la pasión se entremezclaba con el miedo a medida que pensábamos las dificultades y los peligros que teníamos delante. Lo mencionamos en tono bajo con pocas palabras, algunas cosas es mejor no decirlas. No era un tabú, estaba reservado a la gente de dentro.

Levanté mi vista sobre la pantalla. Son las 1522 UTC y el fuego del amanecer se empezaba a acercar sigilosamente. Tiras malvas y naranjas se esparcen por el horizonte, como una señal del más allá que va guiando al viajero después de un largo camino. Hawaii está casi al alcance de la mano y dentro de 30 minutos, André aterrizará en la pista 04R en el aeropuerto de Kalaeola, después de 118 horas de vuelo y 8.300 km.

Muchos de nosotros no hemos estado en Abu Dhabi, Muscat, Ahmedabad, Benarés, Chongqing, Nanjing, Nagoya o Hawaii. Solar Impulse es el portador de un bonito mensaje por el planeta a través de sucesivos vuelos; eso despierta de nuevo al niño que llevamos dentro, el lector de Julio Verne y sus maravillosas aventuras, un alma joven que cree que todo es posible si realmente lo creemos. Como volar alrededor de la luna en una cápsula espacial con forma de bala, o lograr un viaje alrededor del mundo en 80 días usando cualquier tipo de transporte disponible, como hizo Phileas Fogg.

Hoy, gracias al sueño que hizo realidad, es Phileas Borschberg quién aterriza en Hawaii.

¡Gracias André!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.